• En una importante ceremonia se instaló la primera piedra de las obras, que tendrán una duración aproximada de 10 meses, incluyendo la construcción de una nueva plaza cívica.
  • La iniciativa es posible gracias al aporte de Minera Zaldívar, realizado en el marco de la firma de un nuevo convenio de cooperación y sustentabilidad con la Comunidad de Camar, y el establecimiento de una mesa de trabajo para el seguimiento de compromisos.

Una emotiva ceremonia realizó la Comunidad Atacameña de Camar, con motivo de la colocación de la primera piedra de la que será la nueva iglesia del poblado agrícola, ubicado a 75 kilómetros de San Pedro de Atacama.

El renovado templo reemplazará la edificación anterior, hecha de piedras de la zona y techo de cactus, la cual sufrió graves daños estructurales tras el terremoto de junio de 2020. “Esta iglesia la construyeron nuestros abuelos, la hicieron con su propio esfuerzo, al igual que esta plaza, pero nuestra comunidad ha crecido y tenemos más juventud, así que necesitamos una iglesia más grande y así nace la idea de buscar ayuda para lograrlo”, explicó el presidente de la comunidad, Héctor Cruz.

Espacio de encuentro

El evento contó con un tradicional pago a la tierra, ceremonia practicada ancestralmente por las comunidades andinas. En ella participó todo el pueblo, junto autoridades y representantes locales, quienes al calor de una comparsa de lakita del conjunto local, Creación Andina, expresaron sus buenos deseos para la nueva etapa que acompañará a la localidad, erigida a 2.700 metros sobre el nivel del mar, y que hoy alberga a más de 80 personas.

“Para nosotros como parroquia, para nuestra gente del pueblo de Camar es fundamental tener este espacio. Hace un par de años se nos había perdido por un temblor fuerte que hizo que el techo sucumbiera, pero que hoy día se hace una realidad, ya vamos a volver a encontrarnos”, expresó el párroco de San Pedro de Atacama, Néstor Veneros. El sacerdote recordó que la comunidad festeja a su patrono, San Antonio, cada 13 de junio.

Las obras son parte de una serie de iniciativas acordadas por la comunidad junto a Minera Zaldívar en el marco de la firma de un nuevo convenio de 24 meses sobre debida diligencia, cooperación, sustentabilidad y relacionamiento con la Comunidad de Camar, el cual establece una mesa de trabajo para el seguimiento de acuerdos y compromisos mutuos.

Compromiso comunitario

“Este es el inicio de un nuevo hito y una nueva relación con la comunidad, que hoy comienza la construcción de su iglesia, algo muy relevante por el arraigo y el vínculo con su religiosidad popular. Como compañía tenemos un compromiso con las comunidades en las que se insertan nuestras operaciones, para mantener una relación de cooperación y sustentabilidad”, indicó Claudia Pacheco, subgerente de Asuntos Públicos Norte de Antofagasta Minerals.

Minera Zaldívar realiza su relacionamiento comunitario mediante la metodología de diálogo y participación establecida por el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Pueblos Indígenas y por la Guía de Buenas Prácticas para los Pueblos Indígenas y la Minería del Consejo Internacional de Minería y Metales (ICMM), en orden a implementar iniciativas concretas entre el período 2018-2023.