En materia de medio ambiente, Minera Zaldívar tiene su Resolución de Calificación Ambiental (RCA) que habilita la operación de la compañía hasta el año 2023. Sin embargo, posee reservas de cobre hasta el año 2029, por lo que se encuentra trabajando en la preparación de un Estudio de Impacto Ambiental, que busca extender su continuidad operacional hasta fines de la próxima década.

Su compromiso medioambiental se ejemplifica con sus prácticas innovadoras, como poseer dos plantas de tratamiento de aguas servidas con tecnología Tohá para reciclaje de agua y poseer una planta experimental de agro-energía, con especies arbóreas para producir biocombustible que pudiera ser utilizado por las comunidades aledañas o bien en las maquinarias de la propia compañía.

Asimismo, tenemos la meta conseguir la implementación de los controles críticos para los riesgos ambientales claves. Lo que se traducirá en la implementación de un nuevo Modelo de Gestión Ambiental, herramienta que nos permitirá asegurar el cumplimiento de los compromisos ambientales y toda la normativa aplicable en esta materia.

Este cambio de mirada, que incluye seguir avanzando también en la transparencia de nuestra gestión, es fundamental para habilitar nuestro crecimiento y ponernos a la altura de las demandas actuales de la sociedad chilena.